Matilda B. nos cuenta #2

“Por qué Madrid no debe tener playa”

Matilda B.

Sí, como lees, desde hace unas semanas corre el rumor por la ciudad de que Madrid pronto, por fin, aleluya: va a tener playa. Los madrileños dudamos de la veracidad de esta noticia, ¿será el boca a boca? ¿Ruido? ¿La próxima leyenda urbana desde Madrid 2012/2016? ¿Nuestro siguiente heartbreak? ¿Se nos está subiendo esto de ser madrileños demasiado a la cabeza? Siempre hemos sabido que ese ha sido nuestro talón de Aquiles, el único. Sí, tenemos el mejor cocido y marisco aun sin mar. Del fútbol ni hablemos, y eso que somos villa (no ciudad), que aquí cuando se sale, SE SALE, lunes, martes, miércoles si hace falta, y empalmamos con el finde. Si quieres aprender español, solo aquí conseguirás aprender el oficial, el castellano más puro. Tenemos el Retiro, Casa Campo y Ateneo, mil cines, mil teatros, mil museos, Chueca, Lavapiés, La Latina o Salamanca. Pero aunque nos cueste admitirlo, ya sabemos cómo sigue la canción de Los Refrescos. Aun así, ¿deberíamos crearla? ¿Andamos realmente tan cojos de un pie? ¿No es una forma, oh Madrid, de rendirte… tú, única, impasible y divinamente seca? Yo te quiero y te querré así, con tu tráfico y asfalto. Aquí, unos motivos para convencerte de que estamos mejor así, porque de Madrid al cielo, pero no a la playa.

1. Porque, ¿qué gracia tienen las terrazas si no?

2. Porque vale, en Madrid hace calor, pero es un calor seco, de ese que no pega. Si ponemos una playa, luego vendrá el mar, y con el mar la humedad… y ahí ya la hemos liado.

3. Porque tendremos un motivo menos para quejarnos de lo estresante de la capital.

4. Porque nos quedaremos sin decir excusa para cogernos el viernes libre por necesidad vital de pisar la arena.

5. ¿Qué dirán Gandía, Benidorm, Marbella y todas las costas de España si las dejamos de lado?

6. Porque vivir sin playa te hace más duro, te curte. Nos hace más castizos.

7. Porque nos gusta el turismo, pero no tanto el guiri-playero. Eso mejor lo dejamos a Magaluf.

8. Porque la arena se nos pegaría a los churros, al chocolate y al bocata de calamares.

9. Porque un relaxing cup of café con leche” no se toma en la playa, sino en la Plaza Mayor.

10. Porque seamos sinceros, la playa nos gusta, pero solo para un ratito. En pequeñas dosis.

11. Porque nos llaman gatos por algo.

12. Porque no queremos hacerle la faena a Sabina de cambiarle la inspiración. Ahorrémosle la guerra con Serrat.

13. Porque siempre tenemos razón, y si no hemos tenido playa antes ha sido porque no la necesitábamos.

 

 

Escrito por Matilda B.