The California Project

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las Vegas – Santa Bárbara 

Parte I

Tan sólo faltaba una hora  para llegar al siguiente punto rojo en el mapa, un nuevo destino que habíamos improvisado esa misma mañana, unas siete horas antes al salir de Las Vegas. El calor condensado en el interior del Toyota Verso alquilado era una minúscula muestra de la infernal subida de grados que acechaba cada carretera, bosque y a todos los habitantes de California.

“Yosemite Closed Indefinitely as California Fires grow lo largest in History, the heat will soon reach Portland…” 

– Vaya,  ya podemos tacharlo de nuestra lista.

No estábamos seguros siquiera de querer invertir uno de los pocos días que nos quedaban por la Costa Oeste entre secoyas de 100 metros de altura, pero el hecho de que la Madre Naturaleza tomara la decisión por nosotros nos enrabiaba más que la deforestación o el hecho de que tantas especies vieran su hábitat reducido a cenizas. Bueno, por lo menos a él, a mí por otro lado me facilitaba la labor de organizar los días y rutas por Estados Unidos, papel que yo había adoptado y él cómodamente habías aceptado. Si alguien iba a decidir entre dormir de camino a Laguna, coger take-away koreano para el camino, o hacer noche en Huntington Beach no había discusión, esa iba a ser yo. A mí me gustaba controlar, y a él que se lo pusieran fácil. Centrarse en conducir era suficiente. “Bueno, Yosemite fuera.”, eso nos daba un día más en San Francisco. Me negaba a volver a coger el coche una vez llegásemos a The Bay. 

-¿Puedes quitar la radio y volver a poner algo de música?

– Estoy algo espesa de inspiración. – respondí.

Busqué una lista de Spotify que no hubiéramos quemado ya y que a su vez fuera adecuada para el paisaje de Pasadena. Mi pequeña obsesión por coordinar ventanilla con altavoces. “USA Classics” no, ya escuchamos un exceso de Led Zeppelin, The Doors y Beach Boys a la salida de LA. “Happy 60’s” tampoco, esa prefería reservarla para la entrada nuestra entrada por Golden Gate hacia Haight-Ashbury.  Mientras saltaba desganada de una playlist a otra me vino a la mente “Hole”, el grupo de Courtney Love que durante la fase de adicción a Nirvana por la que todas las niñas bien que deseamos creernos más rebeldes pasamos, consiguió llenar de frase mi agenda de los 90.

“Crash and burn all the stars explode tonight…” empezaba lamentándose la viuda de Cobain. Me pareció justo hacerla sonar en ese momento. Antes, de quinceañera, yo la lloraba en la ducha. Ahora la escuchaba asfixiada dentro de un coche por la Pacific Coast Highway. “How are you so burnt when you a bearly on fire?” es por la ola de calor Court…, la ola de calor.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
CARRETERA DE PASADENA, CALIFORNIA. ALGO ESCRITO EN EL CIELO. 18.8.18

 

 

Escrito por: Raquel Bada

@badarei 

Anuncios