Loga Tréclau nos cuenta #1

Follando conoces gente, masturbándote te conoces a ti.

Loga Tréclau.

 

(Aviso: todo esto está escrito desde el prisma súper personal de una persona sexual y sin querer en ningún momento invisibilizar la asexualidad.)

El sexo desestresa, crea vínculos, te ayuda a conocer gente, quita el dolor de cabeza (y hay a quien también el de ovarios), libera endorfinas, te aleja del sedentarismo, te hace reír, quema energía y nos ayuda a dormir. 

¿Y en serio os atrevéis a decir que está sobrevalorado? El sexo está infravalorado. La masturbación, aún más.

Con 20 años practicaba un plan al que yo llamaba “encierro sexual” que se traducía en un fin de semana de alcohol, sexo, mucha comida y películas que no duraban puestas más de 15 minutos. También se traducía en lunes de subir por las escaleras mecánicas por Ciudad Universitaria, un poco de afonía y tener dificultad para andar como una persona normal. 

giphy-14.gif

Ahí fue cuando descubrí de verdad lo maravilloso que era el sexo. También que puedes pillar una ETS usando condón.

Tardé dos años más en darme cuenta de lo brutal que era indagar bien y con calma en la masturbación. A esta edad también descubrí que un orgasmo con una mujer podía ser mejor que cinco encadenados por un hombre, pero eso es otro tema.

giphy-13

Bueno, no, vamos hablar de esto.

He leído a muchas personas hablar sobre lo sobrevalorado que está el sexo y en parte las entiendo. Pero creo que debemos hablar con propiedad: el coito es lo que está sobrevaloradísimo.

La educación sexual recibida es pésima. Al menos la que me dieron a mí. Se centró el discurso en el sexo cisheterosexual y, por supuesto, en el placer de él. El pene es el centro de todo, así nos lo hicieron creer. Y luego nos sentimos unas raras porque la parte de la penetración no es la que más divertida nos parece, preferimos otras cosas. 

giphy-12.gif

¿Que dices que el clítoris tiene cuántas terminaciones nerviosas? ¿Que ese mete-saca desaborío’ no es lo único que se puede hacer en la cama? Espera, ¿las mujeres (cis) pueden follar entre ellas? Pero a eso no se le puede llamar sexo, ¿no? 

He descubierto más sobre sexo en la cama con mujeres que con hombres y eso que se supone que a lo nuestro no se le puede llamar follar. No quiero meter a todos en el mismo saco, porque algunos se portaron la mar de bien, pero chiquis, que aburridos soléis ser y qué fijación tenéis por la posición del perrito. 

giphy-16

Nosotras no debemos ser las únicas que investiguemos y nos preocupemos por el sexo. Los desinformados somos todos. Y ellos como hombres también tienen el deber de quitarse esa “educación” sexual machista que en su mayoría proviene del porno. Y echarnos una mano -o unos dedos-. 

Como consejo, además, dialogad durante el sexo. ¿De verdad existirían los polvos pésimos si nos ayudáramos, nos mostráramos qué nos gusta y nos guiáramos? En medio de un calentón proponer prácticas nuevas sube aún más la temperatura. Y esto también me lo aconsejo a mí, que se me va a caducar el potenciador del orgasmo clitoriano que tengo en la mesilla aún porque me dio cosa comentárselo a mis últimas parejas sexuales. 

Algo que quiero recalcar es que también nos toca normalizarlo a nosotras con nosotras: tenemos que hablar, ayudarnos. ¿Sabéis la de posturas que he descubierto gracias a charlar abiertamente de ello? ¿Y cómo ayuda descubrir a temprana edad que “oh, dios mío, tus amigas también se masturban”? 

giphy-19

Deberíamos masturbarnos más, joder.

Aunque me da dentera tener que mencionar al señor Woody Allen aquí, la frase de su personaje en “Annie Hall” me parece más que certera: no critiques la masturbación, es tener sexo con alguien a quien quiero. 

Follando conoces gente, pero masturbándote te conoces a ti. 

La masturbación no solamente nos ayuda a explorar nuestro cuerpo y su sexualidad, sino que ayuda a alejarnos del tabú impuesto socialmente, dándonos la libertad de sentir el placer que nos merecemos. Además, a las personas que tenemos vulva nos ayuda a fortalecer nuestra musculatura vaginal y suelo pélvico (y ya si lo complementamos con bolas chinas, perfecto).

giphy-2

El sexo debería ser tan natural como ir al cine. Y deberíamos quitarnos de la cabeza el miedo a los juguetes sexuales y ese discurso de que no los necesitamos si tenemos pareja. Queridas, es cuando más lo necesitamos, ¡si ahora tenemos compañero de juegos! Para esto, os quiero recomendar Plátano Melón y Lelo, mis dos marcas favoritas para ponernos bien a tono solas y acompañadas. Del mismo modo que nos compramos una entrada para el Granada Sound nos deberíamos comprar un buen succionador de clítoris. 

vibrador-bf_grande

Dicho esto: más orgasmos, más educación sexual, más diálogo, más autoconocimiento y menos tabúes. ¡Y a gemir!

 

Escrito por Loga Tréclau

Instagram @logatreclau Twitter @logatreclau