Lucía Sun y su poesía visual

Lucía Sun (o @keff_lucia en redes) llegó a la fotografía como de casualidad. O más bien la fotografía vino a ella. Mientras dedicaba su tiempo a hacer cortos y producciones, surgió la oportunidad de realizar una sesión fotográfica. A partir de ahí, descubrió que con una imagen podía capturar todo su universo. Ella se expresa visualmente, no le hacen falta palabras y le gusta imaginar sus composiciones como frames de películas para así poder llevar a los que estamos detrás a esos lugares o moods que ella imagina y crea. En su exposición, “Y todo conmigo” ,una serie de imágenes que parten de uno de sus poemas de su fotolibro, en las que el verano, los colores, el agua y cómo no, el desamor, son protagonistas e inspiración. Hablamos con ella sobre la visión detrás de su arte y la voz que pretende aportar, no solo visual sino también moral, y sobre si la delicadeza visual puede ser también impactante.

Fotografía de la exposición "Y todo conmigo", por Lucía Sun
Fotografía de la exposición “Y todo conmigo”, por Lucía Sun | Imagen cedida por Lucía Sun

Cuéntanos cómo te iniciaste en el mundo de la fotografía, ¿por qué este arte?

Desde que tenía 15-16 años me empezó a interesar el mundo de la imagen, quería plasmar lo que tenía en mi cabeza y convertirlo en algo “tangible” y visible. Comencé a interesarme por la fotografía cuando estudiaba la carrera, en aquella época dedicaba mi tiempo libre a hacer cortometrajes y vídeos cortos. La producción y la postproducción era muy complicada, necesitaba muchos más medios técnicos: equipo, actores… Un día una chica me preguntó si le haría unas fotos y me dije: ¿Por qué no?

¿Y cómo es que decidiste lanzarte si en un principio no era tu prioridad?

La fotografía en ese momento era algo más sencillo, podía producirlo o pensarlo ese mismo día, hacer las fotos en unas cuantas horas y al día siguiente tenerlas. Eso no quita que me gustaría seguir enfocándome en el vídeo en un futuro. Pero desde ese día quedé atrapada. Hay personas que se expresan mediante palabras o música, a mí me gusta hacerlo mediante imágenes, creando un ambiente, o como yo lo llamo, un mood, una historia con unos personajes y captar solo un momento, un instante. Ese instante que te imaginas en tu cabeza cuando piensas o recuerdas algo.

Fotografía de la exposición "Y todo conmigo", por Lucía Sun
Fotografía de la exposición “Y todo conmigo”, por Lucía Sun | Imagen cedida por Lucía Sun

¿El poder del arte, dirías?

Sí, como cuando escuchas una canción y te viene un momento a la cabeza. El otro día sonó en una tienda My Only Love, de Garden City Movement y de repente me sentí en el verano de hace dos años cuando no paraba de escucharla. Quiero que mi fotografía sea eso, un impacto visual que te transporte a algún lugar. Me gusta imaginar mi fotografía como frames de películas, por eso trabajo mucho el horizontal. Para mí las localizaciones y la composición son muy importantes.

A los que pueden criticar tu juventud, ¿cómo ha sido tu trayectoria profesional hasta ahora?

Comencé sin saber mucho, en mi carrera no dábamos nada acerca de fotografía y todo lo que he aprendido ha sido a base de “prueba-error”, de ver referencias y de hacerme muchas preguntas. Llevo casi cuatro años trabajado muy duro. Ha sido muy, muy difícil, no podría contar las veces que me han dicho que no, que me han cerrado las puertas o se han aprovechado de mí. Pero soy muy cabezota y siempre he creído que con esfuerzo y un poco de talento y suerte conseguiría lo que me propusiese. Y no me equivocaba.

Acabas de inaugurar tu exposición “Y todo conmigo”, ¿es un momento importante para ti?

Sí, de alguna manera que aún desconozco (quizá sea cosa de que se me alienan los astros), en verano siempre tengo grandes cambios en mi vida. Me han surgido proyectos a nivel profesional que aún no sé cómo ubicarme para realizarlos. Creo que ahora mismo estoy en una burbuja, pero sin ser consciente de ello.

¿Y de dónde viene ese título tan personal?

Es la última frase de mi fotolibro. La exposición son fotografías que aparecen en este libro (compuesto por un poema y una serie de fotografías) que escribí hace unos veranos. El poema, del que versan estas fotografías, lo escribí en el verano en el que sufrí mi primer desamor. Necesitaba desahogarme de alguna manera y plasmé todo lo que sentía en palabras y las uní de alguna manera consecuente a fotografías que había tomado por ese momento. Imágenes que representaban ese verano, con mucho color y mucho calor.

¿Dirías que el romanticismo puede ser sexy fotográficamente?

La pregunta debería ser: ¿Qué es sexy fotográficamente?

Fotografía por Lucía Sun
Fotografía de la exposición “Y todo conmigo”, por Lucía Sun | Imagen cedida por Lucía Sun

¿Para ti es importante que las mujeres sean protagonistas de tu arte?

Me siento muy comprometida con la figura de la mujer y el mostrar diferentes razas con mi fotografía. Quiero reflejar a mujeres poderosas e independientes, mujeres desligadas del género, con mirada penetrante y con ganas de comerse el mundo.

¿Qué crees que define tu fotografía?

Sé sobre todo lo que no define mi fotografía, no me gusta encerrarme en un estilo o estética. Me gusta tocarlo todo, experimentar y jugar con luces, colores y estéticas diferentes. No quiero que la gente vea una foto mía y diga esta es Lucía Sun (o Keff_lucia, como me llamo en Instagram) porque utiliza siempre colores cálidos o este tipo de edición. Lo que define mi fotografía es la puesta en escena.

 Además de potenciar la figura femenina, ¿crees que con esta exposición aportas algo en beneficio a la comunidad LGTB?

Sí, esta exposición habla sobre el amor entre mujeres. Habla sobre la belleza y las mujeres sin sexualizar ni “objetizar” desde el punto de vista de otra mujer. Me gustaría sobre todo aportar a la comunidad lésbica. Internet y las revistas están plagadas de temática gay masculina y muy poca femenina. Nosotras, las mujeres, nos hemos quedado en un segundo plano, como suele pasar.

¿Y después, qué toca? ¿Cuáles son tus sueños a largo plazo como fotógrafa?

Me considero una persona muy ambiciosa y a largo plazo me gustaría poder trabajar viajando por todo el mundo haciendo campañas y editoriales para revistas y marcas de primera línea. Un día le pregunté a mi abuela qué sería lo último que me diría antes de morir (suena algo creepy preguntar eso, lo sé, pero ella vive al otro lado del mundo y no me gustaría que se fuera ella o yo de este mundo sin saber qué nos diríamos al despedirnos). Me dijo: “Ojalá tus sueños se cumplan”. Le pedí a mi abuelo que me lo escribiera en chino en un papel y luego me lo tatué. Y eso es lo que espero de mi vida, que ojalá mis sueños se cumplan.

 

 

Escrito por Raquel Bada

badarei

Instagram @badarei | Twitter @badarei_