La Generación del 27 con nombre de mujer.

Josefina de la Torre fue una de las artistas más versátiles de la Generación del 27: poeta, novelista, guionista, cantante, actriz, músico… Sin duda, siempre fue un torbellino creativo. La queremos destacar aquí como poeta, en sus versos podemos encontrar una estética que gira entorno a la insularidad. Nació en Las Palmas de Gran Canaria y siempre tendrá esta isla como el lugar de sus recuerdos felices y sus sueños. Su primer poemario lo publicó en 1927, prologado por Pedro Salinas, que se refería a ella como “la muchacha isla”. Fue, junto a Champourcín, las únicas mujeres que aparecieron en la  antología de Gerardo Diego. Os dejamos aquí un poema que aparece en su primer libro Versos y estampas:

Sobre la superficie
del mar encandilado
de las seis de la tarde,
saltan algunos peces
que dejan sobre el agua,
al caer, una onda.
Así, a trechos, bordado
el mar por esta aguja
parece que sonríe:
sonrisas que se ensanchan
y cierran lentamente;
sonreír de la orilla,
encaje de la falda
azul y transparente.

Ernestina de Champourcín fue una figura muy importante en la lucha para integrar a la mujer en la vida social, cultural y política de su época. A pesar de su linaje aristocrático, ella era republicana y de izquierdas y llega a tener que exiliarse por la Guerra Civil (esto también está ligado a que su marido era Juan José Domenchina, poeta y secretario personal de Manuel Azaña). Encargada de los asuntos literarios del Lyceum Club Femenino, es conocida por su poesía rebelde, política y madura. Fue discípula de Juan Ramón Jiménez, pudiendo notar la influencia del autor en su obra, decía este escritor que la profundidad artística de Ernestina era “un misterio repetido, […] una nube fogueante, […] una larga primavera”. Escribió muchos poemas de amor, pero se debe destacar por encima su creación de poesía social, pura, de nostalgia y exilio.

Es escribir a alguien
o lanzarse al silencio,
a nadar en lo oscuro,
a encender una llama
aunque ahoguen las dudas.
¿Carta a lo que no existe?
Hay buzones alados
que se disparan solos
y un correo sin pistas
ni trayecto seguro.

Eludir el camino
que todos conocemos.
Seguir hacia adelante
ruta de los que intentan
lo que nunca pensaron
y se sienten felices
porque hay algo distinto,
porque se desvanece
de pronto lo que sobra
y no existe el vacío
si queremos colmarlo.

Concha Méndez es una de las grandes voces de la Generación del 27. Se educó en un colegio francés que influyó en sus primeros versos. Siendo joven, se decidió por la aventura y viajó a diferentes ciudades donde cultivaría su poesía: Londres, Montevideo, Buenos Aires… Durante la Primera Guerra Mundial, conoció a Luis Buñuel, pareja que le adentraría en el estudio del Siglo de Oro. La relación con artistas como Luis Cernuda, Rafael Alberti o Federico García Lorca le ayudó a atreverse a publicar sus obras, su primer libro fue “Inquietudes”. Estuvo casada con el poeta Manuel Altoaguirre, ambos fundaron la editorial La Verónica, donde publicaron revistas como Héroe, 1616 o Caballo verde para dar un espacio a intelectuales como Miguel de Unamuno y Juan Ramón Jiménez. Su estilo poético es intimista y directo, pasó por diferentes etapas, pero siempre su obra se caracterizaba por la fuerza.

Me levanté hasta el sueño. En busca iba
de no sentir la herida que abrasaba.
Las duras flechas del dolor hicieron
brotar en mí el clavel de nueva llaga.

Corriendo al par carrera con el viento
y perseguida por amante llama,
la vida es ciervo herido sin remedio,
que las flechas le dan veneno y alas.

Carmen Conde es conocida por ser la primera mujer en la Real Academia Española. Tomó posesión de la silla K de la RAE en 1979 con el discurso titulado Poesía ante el tiempo y la inmortalidad en el que no dudó de recriminar a los académicos: “vuestra noble decisión pone fin a una tan injusta como vetusta discriminación literaria”. Podemos ver que Carmen siempre fue una luchadora para conseguir las oportunidades y derechos que hasta entonces sólo disfrutaban los varones. La escritura fue su pasión desde niña, llegó a publicar sus primeros escritos en la prensa nacional con tan sólo 15 años. Esa obsesión por leer y escribir podemos disfrutarla en su calidad literaria y su variedad de géneros: poesía, novela, teatro, ensayo. Además de escritora, decidió fundar la primera Universidad Popular de Cartagena junto a Antonio Oliver Belmás, con el objetivo de que la formación y cultura llegara a todas las clases sociales.

Desnuda y adherida a tu desnudez.
Mis pechos como hielos recién cortados,
en el agua plana de tu pecho.
Mis hombros abiertos bajo tus hombros.
Y tú, flotante en mi desnudez.

Alzaré los brazos y sostendré tu aire.
Podrás desceñir mi sueño
porque el cielo descansará en mi frente.
Afluentes de tus ríos serán mis ríos.
Navegaremos juntos, tú serás mi vela,
y yo te llevaré por mares escondidos.

¡Qué suprema efusión de geografías!
Tus manos sobre mis manos.
Tus ojos, aves de mi árbol,
en la yerba de mi cabeza.

 

Escrito por Loga Tréclau

Instagram @logatreclau Twitter @logatreclau

Anuncios