Los libros son para la Poesía: 5 imprescindibles.

 

 

The Flame – Leonard Cohen 

“Lo quieres más oscuro”, cantó Leonard Cohen en su último álbum, publicado tres semanas antes de su muerte, “matamos la llama”. Y ahora La Llama (Salamandra, 2018) está aquí. Con un prólogo de su hijo Adam,  productor de  You Want It Darker (2016), The Flame es la novena y última colección de poesía de Cohen. Adam señala que este fue el proyecto final de Cohen, “para lo que se mantenía vivo, su único propósito respiratorio al final”. Leonard Cohen ofrece en The Flame una colección de escritos que se mantiene orgullosa al final de su obra, que abarca más de seis décadas e incluye catorce álbumes de estudio, dos novelas y nueve colecciones de poesía. Los poemas de Cohen emergen en The Flame con un equilibrio en el que Cohen siempre ha navegado bien: entre la seriedad y el juego, la intensidad y la ligereza. Su persona se filtra a través de las líneas y resulta de estos contrastes como increíblemente humilde, inteligente y siempre sorprendente.

“Y sin darnos cuenta
Vivíamos mil años en uno
Ardían las velas
Descendía la luna
La pulcra colina
La lechosa ciudad
Transparente, ingrávida, luminosa
Descubriéndonos a los dos
En aquel suelo fundamental
Donde el amor carece de voluntad, ataduras
Límites
Y se descubre la mitad del mundo perfecto.”

– La mitad del mundo perfecto, Leonard Cohen

IMG_5284

 

La vida amorosa de Charles Baudelaire – Camille Mauclair

Aunque no se trata de un libro de poesía al uso, la edición de La vida amorosa de Charles Baudelaire (Wuderkrammer, 2018) recorre, a través de textos y poemas del parisino, su turbulenta vida amorosa. ¿Qué pensaba realmente Charles Baudelaire de las mujeres a las que inmortalizó en sus versos? ¿Por qué prefería acudir a los burdeles más sórdidos y a las prostitutas más abyectas? ¿Por qué se dejó maltratar durante años por su amante Jeanne Duval? Sobre las respuestas a estas preguntas investiga el autor Camille Mauclair, quien reunió los detalles más privados de este genio que fue tan miserable en el amor.

¿Surges tú del abismo negro o desciendes de los astros?
El Destino encantado sigue tus faldas como un perro;
Tú siembras al azar la alegría y los desastres,
Y gobiernas todo y no respondes de nada,

Que procedas del cielo o del infierno
¿Qué importa, si tornas, hada con ojos de terciopelo,
el universo menos horrible y los instantes menos pesados?

– Himno a la Belleza, Charles Baudelaire

 

30573F92-386C-4DD8-BA5F-9873D95C083D

 

Todos nosotros – Raymond Carver 

Aunque a menudo asociamos la figura de Raymond Carver a ensayos y relatos realistas que le valieron el sobrenombre de “Chéjov americano”, él mismo pretendía reafirmar su condición de poeta: “Empecé como poeta. Lo primero que publiqué fue un poema. De modo que supongo que me gustaría que en mi lápida pusiese “Poeta, cuentista y ocasional ensayista”, en ese orden.” Los poemas de Carver observan de manera penetrante personajes encarcelados por el tiempo y las circunstancias, cuyas aburridas vidas son ocasionalmente encendidas por momentos de asombrosa claridad. Uno se queda impresionado por la cantidad de escenas que Carver graba en su memoria, anécdotas que podrían ser olvidadas inspiran al escritor y se transforman en su peculiar poesía. Superada su adicción al alcohol tuvo tiempo de realizar una fecunda actividad literaria hasta que le sorprendiera la muerte prematura. Los poemarios aquí compilados se distribuyen en cinco libros: tres publicados en vida, uno póstumo y un quinto con poemas inéditos. Otro aspecto también ineludible para adentrarnos en la figura y obra del fundador del “realismo sucio”.

“Miedo a la confusión.
Miedo a que este día acabe con una nota infeliz.
Miedo a llegar y encontrarme con que te has ido.
Miedo a no amar y miedo a no amar lo suficiente.
Miedo de que lo que yo amo resulte letal para los que amo.
Miedo a la muerte.
Miedo a vivir demasiado.
Miedo a la muerte.
Ya he dicho eso.”

– Miedo, Raymond Carver

 

IMG_5300

 

Un palacio en la arena – Edna St. Vincent 

La dramaturga, activista y poetisa lírica Edna St. Vincent Millay, es a veces pasada por alto a pesar de haber sido la primera mujer en recibir el Premio Pulitzer de Poesía, ser en su tiempo conocida por su activismo y sus muchas aventuras amorosas. Por ello quizás, el libro Un palacio en la arena (Harpo, 2018) inauguró la colección Ha de Harpo Libros, colección con la que la editorial aspira a sacar a la luz y redescubrir la obra de mujeres poetas que han sido relegadas en la historia. Los textos de Edna bien podrían haber sido escritos en el Siglo XXI, su frescura y el ansía de independencia se refleja en cada verso. El libro, a pesar de no tratarse de una antología, ha sabido recolectar aquellos poemas que mejor reflejaran esa sensación de libertad.

“Voy a olvidarte de inmediato, amor mío,
así que procura aprovecharlos, tu breve día,
tu breve mes, tu breve medio año,
antes de que te olvide, o me muera, o me vaya.
A la larga te olvidaré, como ya dije
pero ahora si me ruegas con tu mentira más encantadora,
brindaré a cambio mi promesa favorita.”

-Soneto XI, Edna St. Vincent

 

F14092F1-9CC7-43F2-8E7A-8D94D1F9E280

 

Bukowski esencial: Poesía – Charles Bukowski 

Para sus legiones de seguidores – entre los que me encuentro- Charles Bukowski era y sigue siendo el icono de la contracultura por excelencia. Un hombre salvaje de la literatura,  bebedor  forastero testarudo del mundo de la poesía. Escribió sin vacilar sobre el alcohol, el trabajo y las mujeres, en poemas crudos  cuya verdad ha sabido conmover a generaciones de lectores. En Poesía Esencia: Charles Bukowski (Visor de Poesía, 2016) encontramos una selección de las mejores obras de la larga carrera poética de su carrera poética, celebrando toda la gama de la extraordinaria y sorprendente sensibilidad del poeta, y su inflexible brillantez lingüística. Estos poemas abarcan una a vida de experiencias y reflejan la “inmensa inteligencia de Bukowski, el corazón bondadoso que vio a través de la farsa de nuestras pretensiones, y su compasión por nuestra condición humana”.

“Un poema es una ciudad llena de calles y cloacas,
llena de santos, héroes, pordioseros, locos,
llena de banalidad y embriaguez,
llena de lluvia y truenos y periodos
de ahogo, un poema es una ciudad en guerra,
un poema es una ciudad preguntando por qué a un reloj,
un poema es una ciudad ardiendo”

-Un poema es una ciudad, Charles Bukowski

 

 

 

Escrito por : Raquel Bada

Instagram @badareiTwitter @badarei_

 

 

 

 

 

Anuncios