Ofelia: del teatro a la pintura.

Ofelia es un personaje que aparece en Hamlet de William Shakespeare. Esta obra de teatro fue compuesta a principios del siglo XVII, por lo que no se puede considerar spoiler decir que la joven tuvo un trágico final con muchas interpretaciones en el mundo de la pintura.

Son muchas interpretaciones porque en esta obra no vemos representado el escenario donde ocurre la desgracia, sino que es otro personaje, la reina Gertrudis, quien informa de lo sucedido. La forma que tiene de narrar este momento el escritor, nos adentra en una muerte (o suicidio) poética: Ofelia se entrega a la naturaleza. Fue este concepto el que hizo las delicias de los artistas.

Una vez más, una figura femenina vuelve a ser un icono para los pintores (os hablamos sobre Salomé en el arte aquí), más allá de un tema recurrente. Son los prerrafaelitas quienes buscan en la mujer una fusión entre el cuerpo humano y la naturaleza, buscando la melancolía a través de la unión de lo bello y lo trágico. Ofelia se rodea de una atmósfera espiritual y naturalista, con cierto aire místico.

El cuadro más conocido sobre la muerte de Ofelia lleva la firma de John Everett Millais en 1852. Aunque es considerada una de las grandes obras de la época, en su momento fue duramente criticada: se consideraba que el autor no tenía suficiente experiencia y, por tanto, el cuadro no era bueno. Aun así, naturalistas victorianos le dieron la enhorabuena por la minuciosidad del ecosistema que representó: era un fenómeno en pintar la naturaleza.

John_Everett_Millais_-_Ophelia
Ofelia, John Everett Millais (1852).

Millais nos muestra el segundo en el que la joven parece exhalar su último aliento, aunque se trata de un momento macabro e incómodo por el gesto de su rostro, encontramos cierta tranquilidad en la obra, serenidad. La postura del cuerpo de Ofelia, con los brazos abiertos y las palmas hacia arriba, nos muestra cómo recibe con calma el paso a la muerte. 

Como curiosidad, para conseguir este bello cuadro, la modelo que representaba Ofelia, Elizabeth Siddal, posó dentro de una bañera durante horas, que desencadenó en una terrible neumonía. Elizabeth, que trabajaba en una sombrerería, se convirtió en la modelo favorita de los pintores de este movimiento e incluso se casó con uno de ellos: Dante Gabriel Rossetti.

Un compañero de este artista era Arthur Hughes, que prefiere representar a Ofelia instantes antes de caer al río, mientras recoge flores. La escena va acompañada de unas líneas en tipografía gótica, dándole así a la pintura un aspecto más medieval. Otro artista que también decide representarla aún viva, junto al arroyo, es John William Waterhouse, que recogerá a este personaje en numerosas obras.

Arthur_Hughes_Ophelia

Ofelia, Arthur Hughes (1852).

Ofelia es una de las hijas literarias de Shakespeare más interesantes. Se muestra el tópico de la mujer insegura, carente de voluntad e inestable, siempre dependiendo de su amado Hamlet, que durante la obra, la manipulará a su gusto, frente a la nula resistencia de la joven. Como bien indica su nombre, Ofelia viene del griego Ophelia, la que socorre, irá siempre con la ayuda por delante, olvidándose de ella misma y llevándola al trágico final.

Escrito por Loga Tréclau

Instagram @logatreclau Twitter @logatreclau

 

 

 

 

Anuncios