5 cosas que no sabías de: Jane Birkin

“…Yo tampoco” era la respuesta que Jane Birkin espetaba susurrante pero convincente al  “Te amo“ que su amante Serge Gainsbourg lanzaba con un consabido fingimiento y que hoy forma parte indispensable de la banda sonora de los sesenta. La actriz y cantante  anglofrancesa es imagen de una época que desde el Swinging London avanzó por nuevos caminos sin ataduras morales. Fue la más fotografiada por la prensa, la primera en realizar un desnudo integral en el cine comercial, la inspiradora del bolso más exclusivo y la musa de cineasta y compositores. Icono por si misma, pero unida innegablemente al Dylan francés, repasamos algunas de las curiosidades más intrigantes de su fascinante vida. 

 

Rebelde ennoblecida

Aunque su carácter era el de niña inconformista, le resultaba difícil disimular su backround aristocrático. La inglesa está emparentada  con el rey Carlos II de la casa Estuardo de Inglaterra y Escocia. El padre de Birkin, David Birkin, era un comandante de la Marina Real y espía de la Segunda Guerra Mundial, mientras que su faceta artística la heredó de su madre, la actriz y cantante  Judy Campbell, que alcanzó cierta fama por cantar A Nightingale Sang in Berkeley Square, una canción que su entonces novio escribió para ella. Birkin fue galardonada con el OBE (Oficial de la Orden del Imperio Británico) en la Lista de Honor del Cumpleaños de la Reina en 2001 por sus servicios para mejorar la cultura británico-francesa. Su apariencia sofisticada no es era tan casual como parecía.

Blowing up con “Blow up”

Con tan sólo 17 años y en plena adolescencia, Jane entró de lleno en la escena del Swinging London: música, cultura nocturna y artísica. Fue 1966 el año de su intervención en el arriesgado film de Michelangelo Antonioni, Blow Up, dónde aparecía desnuda. En la película no exenta de polémica, interpretaba un papel casi premonitorio: una joven con sueños de estrellato que irónicamente desencadenó su fama más  fuera de la pantalla que dentro de ella. 

Je t’aime… moi non plus 

Cuando Birkin y Serge Gainsbourg se conocieron en el plató de Slogan -una película de 1968 dirigida por Pierre Grimbla- ella seguía sufriendo la angustia que acompañaba al abandono de su entonces marido, el músico John Barry, que se había trasladado a Los Ángeles. Le ofrecieron el papel de la co-protagonista junto Gainsbourg después de sollozar en una impactante prueba de cámara. Cuando les presentaron, Jane aseguró no haberse quedado encandilada por el francés, aunque admitió a su hermano que “ese hombre tan snob y del que ni siquiera podía pronunciar su nombre, estaba destinado a ser su amante.” 

Y su intuición no fallaba, su turbulenta relación duró 13 años. Un idilio mediático que a menudo ocupaba todos los titulares, con peleas que estallaban a menudo por los celos de Serge, y el fuerte carácter de ella. La más sonada: una riña pública en el bar parisino Castel, donde Jane le tiró tarta de natillas a la cara. A pesar de tener motivos, se arrepintió tanto que para pedirle perdón a su amante, se tiró vestida al Sena. 

Pero esa pasión y complicidad no eran suficiente, en combinación con sus riñas públicas, los malos hábitos de Serge y su posesividad terminaron por desgastar la relación. Aun así, incluso después de su separación, siguieron siendo mejores amigos. Tal era el amor que sentía Jane por él, que tras la muerte de su “alma gemela” en 1991, terminó con su pareja de aquel entonces, el director Jacques Doillon, porque “ningún sentimiento podía competir con su dolor por la pérdida de Gainsbourg”.

 Un “Birkin” que no es tan Jane. 

Dicen que el nacimiento de este emblemático bolso tuvo lugar en un viaje casual en avión cuando Jane Birkin derramó sin querer el contenido de un bolso de paja encima de Jean-Louis Dumas, jefe ejecutivo de Hermès en aquella época. Dumas se inspiró en ella para crear un complemento adecuado para mujeres modernas y la invitó a colaborar con la marca. Cuatro años más tarde nació “El Birkin”. 

Sin embargo, en el 2015 y tras años de relación con la marca, escribió una carta pública en la que afirmaba que quería que la empresa “desbautizara el Birkin hasta que se pudieran poner en práctica mejores prácticas en línea con las normas internacionales”, refiriéndose a los métodos de la marca para adquirir pieles exóticas para los bolsos. Hermès emitió entonces una declaración en la que afirmaba que la marca no participaba en acciones crueles contra animales, pero que iban a procurar mejorar. A pesar de que PETA advirtió a la artista de que la firma francesa no estaba siendo del todo transparente, ella quedó satisfecha con la investigación y explicación, por lo que su nombre sigue manteniéndose en el icónico bolso. 

Femme fatale y madre. 

Aunque su imagen es sinónimo de sensualidad, para Jane esto no era incompatible con su deseo de ser madre: “Tuve mi primer bebé a los 19 años. Es maravilloso. Tengo una suerte excepcional. Nunca he tenido una semana sin tener a mis tres hijas al teléfono. ” 

Tres hijas, todas artistas: Kate, Charlotte y Lou, todas de diferentes amores de Birkin.  

La primogénita de Jane y su primer marido John Barry – conocido por crear bandas sonoras para películas como James Bond- era según Birkin, la más parecida ella. Más discreta que sus hermanas, prefería mantenerse entre bastidores y dedicarse a estar tras las cámaras con su exitosa profesión de fotógrafa. En el 2011, fue hallada muerta tras saltar de un cuarto piso en París, se cree que sus años de lucha contra las drogas y otras adicciones finalmente pudieron con ella. No ha sido hasta hace poco que Jane se ha sentido con fuerzas de hablar de su traumática pérdida, asegurando que el apoyo de sus otras dos hijas ha sido determinante para salir adelante. 

Charlotte Gaingsbourg, fruto de su relación con Serge -quién sintió pánico al enterarse que iba a ser padre de una niña por miedo a que sus genes no fueran lo suficientemente buenos para ella- es una artista tan polifacética como sus progenitores. Y Lou Doillon, resultado de su unión con el director de cine Jacques Doillon, ha despuntado como “it-girl”, modelo, y más recientemente, cantante. 

 

Tras años aislada y con su música en segundo plano, *el próximo 17 de julio podrás verla su directo en Madrid en los conciertos de las Noches del Botánico.

Escrito por : Raquel Bada

Instagram @badareiTwitter @badarei_

 

 

 

Anuncios