Editora y escritora, tomamos un café poético con Inés Martínez.

ines martinez garcia ines martinez garcia
Es una mujer fuerte, talentosa y luchadora. Periodista, correctora, editora y, especialmente, escritora desde la adolescencia, publicó su primer libro “Pasión silenciosa” y, por vueltas que da la vida, acabó entrando en la editorial y siendo la cabeza e imagen de Liberoamérica en España. Quizás la conocéis por Agnes M, así podéis encontrarla en redes sociales, con sus libros, sensibilidad, fotografías y versos. Pero hoy venimos a presentaros a Inés.
¿Cómo llega Liberoamérica a ti? ¿Qué hace que te lances al proyecto?

 

Conocí Liberoamérica en verano de 2018 cuando abrieron una convocatoria de recepción de poemas para la antología Liberoamericanas. 140 poetas contemporáneas. Lo gracioso es que no me enteré en ningún momento de esto por las redes, sino que fue una de las coordinadoras de la editorial (y una de mis mejores amigas) la que me avisó para que participara. Así lo hice, mis poemas pasaron “el filtro” y a partir de entonces comenzó mi andadura en la editorial, promocionando la antología en eventos por Madrid y después haciendo reseñas y entrevistas (como periodista en mi paso por la radio) de los poemarios que iban saliendo. Me lancé al proyecto una vez hube firmado mi contrato como autora. No quería que la gente pensara que la publicación de Pasión silenciosa era algo que había orquestado yo misma. Sentía la publicación de este libro como un ritual que quería celebrar en calma. Aunque al final todo fue totalmente distinto. Mi editor decidió irse de la editorial y no tuve más remedio que entrar y formar parte del equipo inmediatamente, dado que no había más editores a bordo.

¿Se juzga un libro por la portada? 

Sí y no. No creo que se juzgue como tal. No puedes adivinar su contenido. Pero una buena cubierta hace que la obra se convierta en objeto de deseo. Las imágenes que yo elijo como editora están muy pensadas y se está dando el caso con los nuevos poemarios en los que trabajo con una persona muy de cerca para diseñar desde 0 las imágenes que van a formar parte de ellos.

¿Hay algún escritor o escritora a quién te gustaría editar?

Desde luego, me gustaría poder trabajar con los textos de Claudia González Caparrós. También me encantaría poder editar el libro de una de mis amigas, en especial el de Yasmín C. Moreno (de hecho se lo dije hace poquito). Por suerte ya estoy editando a personas que quería editar pero me apena pensar que igual no puedo continuar editando sus libros en un futuro. En otro plano, sería maravilloso lanzarme a publicar traducciones y textos diferentes, abrir alguna colección de narrativa o ensayo. ¡Pero estoy yo sola en la editorial y no puedo  con todo!

¿Qué debe tener una obra para que te decidas a editarla?

Cuerpo y pasión. He leído libros muy bellos, pero he de decir que la belleza no es suficiente. Me atrae el horror, la pérdida, el deseo.

¿Creéis que las redes sociales son determinantes para haceros un nombre en el mundo editorial?

Vivimos en Instagram y me he dado cuenta de que Twitter sigue vivo (de hecho llevo meses activa por ahí y he descubierto a autores desconocidos, incluso he llegado a pedir manuscritos a gente solo por toparme con sus tuits), por lo que creo que las redes son muy importantes a la hora de llegar al público, pero eso no determina nada. Tener miles de seguidores no te asegura miles de ventas, tampoco te asegura que acudan a nuestros eventos. Es complicado. Le dedico mucho tiempo a crear contenidos y a pensar en formas de generar feedback pero a veces se queda todo ahí, detrás de una pantalla. Igualmente, las redes tienen un porcentaje muy positivo en el posicionamiento de cualquier marca y, a nivel personal, aunque me generan mucha ansiedad, también me han proporcionado momentos muy bellos. La gente te escribe, te agradece y comparte. Creamos comunidad.

El nuevo interés en la poesía ¿ayuda a las editoriales independientes?

No sé hasta qué punto hay un interés “nuevo”. Creo que los que hemos leído poesía desde pequeños hemos seguido por ese mismo camino, pero la “poesía” que está en auge, al menos por las redes, para mí no es poesía. Y desde luego la publicación de según qué libros no ayuda nada a las editoriales independientes. Pero esto casi siempre ha funcionado así, en todos los ámbitos artísticos. ¿Qué es bueno? ¿Qué es malo? Si al final la gente lee, algo bien estaremos haciendo, aunque no tengamos los resultados que esperamos o que ansiamos.

¿Cómo es una jornada laboral para una editora y escritora como tú?

Muy larga, a veces no sé parar. La edición y el mantenimiento de la editorial ocupa casi todo el tiempo que tengo. Es algo que me encanta pero en alguna ocasión ha podido conmigo y sobre todo con mi escritura. A veces estoy muy cansada como para ponerme a escribir y empiezo a descuidar el motivo principal por el que entré aquí: mi pasión.

¿De dónde viene tu interés por la poesía?

Mi abuela siempre recitaba muchos poemas de memoria. Pero creo que no fue hasta que cumplí los 16 que comencé a escribir poemas o textos de carácter poético en mi blog. No es que sea una incursión en el mundillo digna de reseñar. Un día no leía poesía y al otro me encontraba escribiendo poemas.

¿Qué sientes al escribir?

Electricidad, dolor de estómago y hambre.

¿Cómo ha sido tu experiencia participando como escritora en la antología Liberoamericanas. 140 poetas contemporáneas?

Fue mi primera aparición en un libro! Había publicado en revistas pero nunca en un libro. Así que disfruté mucho de ese momento.

Haces numerosas alusiones al mar en tu libro Pasión silenciosa, ¿qué significa para ti este elemento?

Si Clarice Lispector no hubiera titulado una de sus obras Agua viva lo hubiera hecho yo. De hecho hago una clara alusión al título en uno de los textos. Soy Cáncer con ascendente en Escorpio, mi elemento es el agua, ja,ja,ja. Bromas aparte, junto al mar me siento bien. He pasado muchos años de mi vida en el mar de Almería, he superado momentos muy tristes en ese mar, de hecho podía haberme ahogado más de una vez ahí. Tanto el horror como lo sublime se encuentra ahí, en el agua. Así que tenía que hablar de ello.

¿Algún consejo para personas que sueñan con montar su propia editorial como proyecto?

Que el dinero sí es importante, pero más lo es nuestra salud mental. Hay que tener todo claro y contar con ayuda. Es muy bonito ver cómo crecen nuevos proyectos. En ocasiones me encantaría saber cómo lo están haciendo, quién les ayuda, cómo se dividen las tareas (si la editorial la lleva más de uno, desde luego)… Nada es lo que parece desde fuera.

¿Y para quienes están escribiendo y sueñan con publicar un día?

Embrace your fears. El miedo puede ser nuestro peor enemigo si no sabemos cómo jugar con él. Hay que leer mucho, sentir inseguridad, miedo, incredulidad, arrojo y pasión. Pero sobre todo lo que una persona tiene que hacer es escribir y no dejar de hacerlo. Para mí algo muy importante y determinante a la hora de publicar fue contar con un pequeño círculo de amistades que leyeron mis textos y me guiaron. Algunas veces recibí comentarios desalentadores (con el primer libro) pero cuando supe jugar bien con el miedo salió algo que estaba preparado para hacerse público.

¿Algún otro proyecto literario como escritora que nos quieras y puedas contar?

¡La novela! Queridos editores o editoras, si alguno está leyendo esta entrevista no dejéis de pensar en mí, muy pronto llamaré a nuestras puertas.


 

Escrito por Loga Tréclau
Instagram @logatreclau Twitter @logatreclau

Anuncios