Julia Martín-Maestro: “He tenido que demostrar que tocar para mí era una necesidad”

julia martin maestro

Julia Martín-Maestro: “He tenido que demostrar que tocar para mi era una necesidad”

 

Julia Martin-Maestro es la propietaria de las baquetas en Rufus T Firefly, una de las bandas de sonido más honesto e imperturbable recorrido del panorama nacional. Julia no solo pilota la nave junto a Victor Cabezuelo desde que se inició la andadura del grupo en 2006, también pinta y se ocupa de la parte artística del grupo. Adentrarse en Rufus T Firefly es zambullirse en un sonido con reminiscencias del mejor rock psicodélico, un río de acrílicos imprevisibles que no sabes hacia dónde te va a llevar pero en el que es imposible no quedar sumergido e imbuido de esa atmósfera durante mucho tiempo. Sentir sus potentes sacudidas sonoras golpeando, a veces con pies descalzos, los tambores de su batería, son una invitación a unirte a una especie de trance primitivo.

Para Julia Martin-Maestro la palabra psicodelia significa libertad creativa y no tiene por qué marcar un camino prefijado sino todo lo contrario. Y su creatividad es poliédrica, multidimensional. Imaginación y potencia bombeando una cadencia de pulsaciones cromáticas. La percusión es ritmo, marca el pulso del tiempo y escuchar a Rufus en un  momento en el que nos encontramos a “mil jodidas millas de estar bien” como cantan en Pulp Fiction, ahora puede convertirse en una maniobra perfecta para la evasión.

julia martín maestro
Julia Martín-Maestro por Maite Moreno

Comentas en alguna entrevista que la batería te eligió a ti. Es decir, siempre lo has tenido claro. ¿Cuál es tu primer recuerdo tocando este instrumento?

Siempre comento que la batería me eligió a mí porque desde muy pequeña empecé a ir a clases de música y a tocar varios instrumentos, primero la guitarra, después clases de canto y piano. Pero no es hasta los 16-17 años que empecé a interesarme por la percusión  y cuando me senté por primera vez en una batería. Y la verdad es que lo que sentí y experimenté en ese momento no lo podré olvidar porque no me había pasado antes con otro instrumento. Esa sensación de que tu cuerpo es parte o forma parte de algo. Imagino que esto es lo que hace que ya no puedas despegarte y sea tu canal para expresar lo que piensas o sientes.

He tenido momentos difíciles en los que he tenido que demostrar que tocar para mí era mi vida y una necesidad.

Julia Martín-Maestro

¿De qué bateristas has ‘bebido’, quiénes han sido tus referencias musicales? ¿y artísticas?

Ahora tengo unas referencias muy diferentes y muy distintas a las que tenía cuando empecé a tocar, y aprendí mucho en su momento con muchos músicos que me encantaban y a los que sigo apreciando y amando.

Uno de los baterías que más he seguido cuando empecé con la bate es Jimmy Chamberlin. Me gustaba mucho como le daba la vuelta a los patrones y como redoblaba la caja en algunos momentos de los temas de The Smashing Pumpkins. También seguía bastante a Stewart Copeland de The Police y Jeff Porcaro de Toto. Pero uno de mis favoritos y con el que me gustaba mucho tocar encima e improvisar, es Art Blakey, uno de los más grandes. Y con respecto a los artistas, mis favoritos cuando empecé a estudiar arte eran, Monet, De Chirico y Julie Mehretu.

Victor Cabezuelo dijo sobre ti en una entrevista: “He tocado con mucha gente y nunca ha habido un batería mejor que ella, y seguramente lo habrá tenido mucho más complicado para llegar a donde está que el resto”. ¿Ha sido así?¿Crees que lo has tenido más difícil que otros músicos?

He tenido momentos difíciles en los que al final he tenido que demostrar no sólo además de a mi público y a la gente más cercana, que tocar para mí era mi vida y una necesidad, sino que además he tenido que hacerlo en mi propio mundo dentro de la música y eso quizás ha sido lo más complicado y duro. Uno tiene que luchar hasta el final por lo que quiere y por lo que ama, así que siempre merece la pena salga bien o salga mal. Y por supuesto ser más fuerte de lo que todo el mundo quiere que seas es sagrado. Lo que piensen los demás no puede condicionar tus pasiones, aunque a veces influya.

En 2016 la revista Rolling Stone publicó una lista con los 100 mejores bateristas y entre ellos solo aparecen 5 mujeres: Cindy Blackman (97); Meg White (94); Janet Weiss (90); Moe Tucker (77); Sheila E (58). Aunque esa tendencia está cambiando ligeramente, aún hay pocas mujeres bateristas. ¿Por qué crees que sigue ocurriendo esto?

La verdad es que no lo sé muy bien, conozco a muchísimas mujeres que se dedican a la música y en particular que tocan la batería, pongo ejemplos: Ruccula, Kata Almagro, Niña Coyote, y hay unas cuantas más que son muy buenas y con un talento increíble. Imagino que puede ser porque estas cosas siempre van muy lentas, estos cambios de mentalidad son muy difíciles que sean rápidos pero creo que es muy importante ver que todo está cambiando y vamos por el buen camino.

julia martin maestro
Fotografía: Iván Martínez Segovia

¿Cómo es la sinergia con tus compañeros de viaje de Rufus?

Muy buena, la verdad. Tenemos mucha confianza y nos respetamos que es súper difícil y muy importante para convivir, viajar y componer. Nos conocemos desde que somos unos enanos así que esto también ha ayudado a entendernos muy bien y a valorarnos más día a día.

Desde vuestros inicios en 2006 hasta vuestro primer disco de éxito en 2017 ¿Cómo resumirías vuestra aventura hasta llegar ‘dentro del corazón de Magnolia’?

Ha habido de todo, hemos pasado por días difíciles, etapas difíciles y muchos cambios pero también hemos tenido muchas sorpresas y unos últimos años de muchas alegrías así que creo que todo ha sido para bien porque al final como dices hemos acabado dentro del corazón de una Magnolia e imagino que será algo bueno y muy bonito, así que no podemos estar más encantados y felices por todo lo que nos ha pasado y hasta dónde hemos llegado.

Los directos de las bandas en salas pueden ser la constatación de si estás o no ante un gran grupo o una suma de individualidades inconexas. Escucharos y sentiros tocar en directo es toda una experiencia. Vuestra puesta en escena mantiene una organización instrumental que no suele ser la habitual ¿a qué obedece?

A la pasión y amor que tenemos por la música y la inevitabilidad de expresarlo. Pase lo que pase.

 Río Wolf, vuestro homenaje al desaparecido Jeff Buckley, es una bomba emocional donde al escucharte tocar pueden percibirse los golpes de John Bonham, bateria de Led Zeppelin. Para muchos de nosotros la singularidad de tus composiciones y la potencia que instalas en el escenario son algunos de tus rasgos más distintivos. ¿Cómo realizas el proceso de composición de las canciones?

Suelo hacer cosas en casa y por mi cuenta pero no me ha gustado nunca trabajar sola. Casi siempre lo hago todo con Víctor y vamos componiendo y hablando sobre lo que nos gusta para encontrar un camino que nos mole e interese y a partir de ahí lo que vaya viniendo o saliendo es en lo que nos apoyamos para concretar un sonido y una imagen.

 Afortunadamente lo analógico sigue siendo algo fundamental e imprescindible para crear música o arte.»

Julia Martín-Maestro

 

¿Difiere mucho el proceso creativo cuando compones música y cuando creas un cuadro?

Es muy diferente, sobre todo porque trabajo sola y también me gusta trabajar sola cuando pinto, dibujo o estoy pensando en una imagen. Cuando estoy pensando en algo, aunque me guste enseñárselo a mis amigos y que me den una opinión, me cuesta mucho trabajar con alguien porque el proceso es diferente cada vez que empiezo un proyecto o una serie. Muchas veces no sé ni lo que voy hacer, así que pensar y reflexionar con uno mismo es lo mejor, al menos para mi.

Kandinsky abordó las relaciones entre colores y sonidos. Para el pintor un cuadro podía transformarse en la representación visual de una composición musical. Tus pinturas son un componente más de la banda apareciendo en los discos y visualmente sobre el escenario. Son como elementos orgánicos muy vivos. ¿Imaginas cuadros cuando escuchas música?¿Imaginas música cuando pintas cuadros?

Me pasa más cuando escucho música, suelo visualizar recuerdos, paisajes y texturas. Las sensaciones me vienen como imágenes a la cabeza pero cuando pinto, es algo diferente. Me gusta más pensar en lo que tengo alrededor y que la música sirva para interiorizar en el cuadro y relajarse.

Escribía Belén Gopegui en Deseo de ser punk «Creo que los vinilos son diferentes. Porque son analógicos y la vida es analógica». ¿Crees que la sustitución de lo digital por lo analógico en la música puede representar en parte la realidad social?.

Y tiene mucha razón. Estamos más cerca del cíborg que del hacha de piedra, pero afortunadamente lo analógico sigue siendo algo fundamental e imprescindible para crear música o arte. Para mí es una herramienta más y al final es una suma por lo tanto es bueno que aparezcan nuevas formas de hacer las cosas. Lo digital nunca sustituirá a lo analógico y tampoco al revés.

¿Crees que la música mainstream puede ser un espejo del estado de ánimo de la sociedad?

No lo tengo muy claro pero probablemente. Que la música mainstream está por encima de todo es una locura y en el momento que empezó a ocurrir creo que había mucha gente que tenía mucha cultura musical pero a la que solo le interesó el dinero, podría ser un reflejo perfectamente de cómo nos sentimos, ¿por qué no?

julia martin maestro
Julia Martín-Maestro por Iris Banegas

Vuestro último concierto en La Riviera cerrando la gira Magnolia/Loto marcó el final de un viaje ¿Qué sentimientos tuvisteis? ¿Qué recuerdos te llevas de aquella noche?

De esa noche me llevo muchas alegrías, mucha llorera porque nos pasamos toda la noche llorando. Muchos recuerdos, así que bueno será siempre una noche que no olvidaremos.

Acabáis de volver de una gira por Chile y habéis comentado en redes sociales que vais a aprovechar para darle duro creando nuevas canciones ¿Nos podéis adelantar algo del nuevo disco?

Sí, estamos componiendo. Con todo lo que ha pasado hemos llegado a casa un poco conmocionados, pero sí, seguimos liados con el nuevo disco. Podemos adelantar poca cosa. Tenemos claro hacia dónde queremos ir pero todavía estamos buscando el sonido que queremos, el que tenemos en la cabeza.

A nivel personal, ¿cómo estás viviendo estos tiempos extraños? ¿crees que puede sacarse algo positivo?

Quiero pensar que siempre se puede sacar algo positivo de todo. Ha habido muchísimos cambios en los últimos años, que quizás, pensamos que iban a ser diferentes y esto ha provocado mucha confusión, pero hay que creer que hay cosas muy buenas y aprovechar y cogerlas con mucha fuerza para que esto sea lo importante y no la insatisfacción de ver que algo ha salido mal.


Fotografía destacada | Iván Martínez Segovia

Por |   Merche García-Jimenez

Colaboración con: DiagnosticoCultura | diagnosticocultura | @diagnosticocultura

Anuncios