“Vida: soy de tu cara y tu cruz” y otros poemas inéditos de Marilyn Monroe.

marilyn monroe poesia

Marilyn Monroe, la rubia de oro (1 de junio de 1926-5 de agosto de 1962) tenía mucho de lo que presumir y sin embargo dicen que su mayor orgullo era haber comenzado y terminado Ulises. La biblioteca personal de Marilyn contenía cuatrocientos libros, incluyendo a los clásicos Dostoyevsky y Milton, y obras modernas de Hemingway y Kerouac. Los días en los que no grababa, tomaba clases nocturnas de literatura e historia en la UCLA y por recomendación de su íntimo amigo Truman Capote, se apuntó a un taller clandestino de literatura. Aún así, la imagen pública de una rubia alegre y burbujeante perdura como una caricatura del personaje de Monroe, en marcado contraste con los profundos demonios que la llevaron a quitarse la vida.

La poesía privada de Marilyn Monroe – fragmentos de textos poéticos garabateados en cuadernos y en hojas sueltas, publicados por primera vez en Fragmentos: Poemas, Notas íntimas, Cartas (Seix Barral, 2010 ) revela un ser complejo y sensible que se asomó profundamente a su propia psique y pensó intensamente en el mundo y en otras personas. Lo que estos textos hablan, sobre todo, es de la trágica desconexión entre una persona pública muy visible y una persona privada muy vulnerable, incomprendida por el mundo, que anhela ser vista de verdad.

CARA Y CRUZ

 

Vida: soy de tu cara y tu cruz.

Casi siempre

colgada boca abajo,

pero fuerte como una telaraña al viento.

Mi corazón arde,

pero yo soy escarcha fría resplandeciente.

 

 

PUENTES

 

Me gustaría estar muerta.

Me gustaría no haber existido.

Me gustan los puentes,

especialmente el de Brooklyn,

tan tranquilo a pesar

del rugido de los automóviles

debajo de los pies de los transeúntes.

Pero no hay ningún puente feo.

Quizá alguno no demasiado alto.

 

PIEDRAS

Piedras en el camino.

Son de todos los colores.

Yo las miro desde lo alto,

Pero sois vosotros

las que estáis más arriba

en un mundo perfecto

del que algún día yo

formaré parte.

 

 

CUERPO Y ALMA

 

Por mucho que acaricie tu cuerpo,

nunca llegaré hasta tu alma.

Aunque los que a mí me gustan

son más bien cuerpos desalmados.

En cambio yo,

no os lo vais a creer,

a veces tengo la sensación

de que soy un alma sin cuerpo.

 

 

QUÉ EXTRAÑO

 

Qué extraños los humanos.

Algunas veces los miro

y no me reconozco

como formando parte de ellos.

 

HOY

 

Hoy no tengo ninguna

preocupación,

hoy respiro aire libre

al aire libre,

hoy no sufro

por el amor de nadie

ni recuerdo a la niña

humillada que fui,

hoy soy feliz,

hoy quisiera estar muerta.

 

SOLA

 

Sola. Estoy sola.

Siempre he estado sola,

pero hoy

ni siquiera me tengo a mí misma

para hacerme compañía.

 

 

MIEDO

 

Tengo tanto miedo a que no me quieran

que cuando me quieren

solo soy capaz de pensar

en el instante

cercano o lejano

en que dejarán de quererme.

 

 

TAL COMO SOY

 

Soy hermosa por fuera,

pero horrible por dentro.

Por eso me avergüenza

mirarme en el espejo

y en los ojos de los demás.

Temo que me vean

desnuda

toda mocos y llanto.

Tal como soy.

 

 

PROGRAMA

 

Conocer la realidad,

ver las cosas como son,

no hacerme ilusiones,

no enamorarme nunca:

ese es mi programa para la vida.

Para una vida

que no sé si vale la pena vivir.

 

 

IDEAS LOCAS

 

Mi cabeza nunca está vacía.

Las ideas locas siempre

danzan en ella.

Por eso tengo miedo,

por eso estoy

siempre asustada.

Miedo de hacer burla

a esa señora tan seria,

al señor presidente.

Miedo de lanzarme de pronto

sobre el marinerito que pasa

y revolcarnos los dos sobre el césped

de Central Park

o directamente sobre la acera.

 

 

AYUDA

 

Me hace falta mi ayuda

para salir del pozo,

mi ayuda y la de nadie más.

Me hace falta mi ayuda

y siempre me la niego.

 

 

VERGÜENZA

 

Qué vergüenza tener treinta años

y ser una niña asustada.

Qué vergüenza que todos me miren

y tener ganas de llorar.

Qué vergüenza los periodistas

preguntándome cosas

y que yo no recuerde

ninguna de las cosas inteligentes

que aprendí para responderles

Qué vergüenza esta máscara

de hermosa rubia tonta

que tapa mi verdadero rostro

de tonta rubia tonta.

 

 

QUÉ MARAVILLOSO SERÍA

 

Cuando comienzo a hundirme

pienso en qué maravilloso sería

poder tirarme de los pelos

sin miedo a quedarme

con ellos en las manos

y ponerme otra vez

de pie sobre la acera.

 

 

IDEAS

 

Tengo una idea de mí misma,

tengo muchas ideas de mí misma.

Pero ninguna es una buena idea

 

 

ÁRBOLES

 

Tristes y dulces árboles

que veo desde mi ventana,

cuánto daría yo por ser

uno de vosotros,

siempre en un lugar hermoso

rodeados de niños y de rosas,

acariciados por el viento,

ajenos,

al amor y al dolor,

al dolor y al amor.

 

 

EL RÍO

 

Amo el río,

ese río silencioso

que cruzan gaviotas y navíos,

amo su agua oscura y dulce,

sucia por fuera,

tierna por dentro.

Me gusta pasear por sus orillas,

escuchar las cosas que me dice.

Me gusta

mirarlo desde el puente,

cerrar los ojos,

soñar con que me tiene

entre sus brazos,

me tiene para siempre.

 

 

OLVIDO

 

Como un buen cirujano

has abierto una herida

en mi corazón

y la has vuelto a cerrar.

Has arreglado

como un buen relojero

todo lo que no funcionaba bien.

Ahora mi corazón

da siempre la hora en punto,

me despierta a su hora.

Pero dime, amor mío,

al cerrar la hendidura

qué olvidaste allá dentro

que yo no puedo olvidar.

 

 

EN EL ASCENSOR

 

Tuve un sueño horrible.

Yo sola en el ascensor

y el ascensor se detenía

y el resto de mi vida

la pasaba sola en el ascensor.

Exactamente igual

como paso mi vida.

 

 

CARNE HUMANA

 

Soy dulce por fuera,

un cordero

que todos quieren acariciar.

Pero por dentro tengo garras

y enormes dientes

y ganas de devorar

carne humana.

Por dentro tengo tanta hambre

que me devoro a mí misma

y no me sacio nunca.

 

 

NUNCA MÁS

 

No vuelvas a visitarme,

niñita sola y asustada,

no vuelvas nunca más,

no vuelvas cuando todos me miran,

cuando mi amor me abraza,

cuando cientos de manos

aplauden fervorosas

y cientos de ojos

me desean.

No vuelvas nunca más,

niña que nunca te has ido

de mi lado.

 

 

CUANDO NO ESTOY

 

Por favor

no hables de mí

cuando no estoy,

no digas cosas malas

ni cosas bonitas.

Cuando no estoy

bésame en los labios,

acaríciame

una y otra vez.

Acaríciate

como si tus manos

fueran las mías.

 

 

ERA

 

Era joven,

era oscura

y sin embargo

por cualquier sitio que pasara

lo dejaba lleno de luz.

 

 

 

NO ME FÍO

 

No me fío de mí

ni de ti

ni de Dios.

Todos me han traicionado.

Y yo misma

más que nadie.

 

 

SINCERIDAD

 

La sinceridad

es una cosa estúpida.

Siempre que he sido sincera

me ha ido mal.

Siempre que he dicho te quíero

debería haberme callado.

En realidad,

si he de ser sincera,

siempre que digo algo

es mejor que me hubiera callado.

La sinceridad

es una cosa estúpida,

pero yo soy una estúpida

absolutamente sincera.

 

 

TAN HERMOSO

 

Mi amor duerme junto a mí.

Es tan hermoso ahora

como el niño que fue,

pero un niño que fuera

un león poderoso.

Es tan hermoso como

si ya estuviera muerto

y no pudiera dejar de amarme.

 

 

SER FELIZ

 

Creo que soy feliz,

pero no siento alegría alguna.

¿Es posible ser feliz

y no se capaz de estar alegre?

Mi amor me mira

y yo sonrío.

Lágrimas que nadie ve

ruedan por mis mejillas.

 

 

 

PARA SIEMPRE

 

Silencio.

Silencio.

Silencio.

Solo se escucha

el fluir de mi sangre

como un río que anhela

un tranquilo lago

en que perderse para siempre.

 

 

 

NADA

 

Aunque tuviera

toda la riqueza del mundo

si no tengo tu corazón

no tengo nada.

 

 

UN MAL SUEÑO

 

Soñamos con que nos quieran,

soñamos con amar a alguien,

pero es solo un mal sueño

del que conviene despertar.

La quimera del amor

ha hecho más daño al mundo

que lobos y que ratas y asesinos feroces.

 

 

NADA SEGURO

 

No hay que dar nada por seguro

ni siquiera aquello

que más te consuela,

desdichada mujer.

Quizá estás condenada

a vivir para siempre.

 

 

 

ESE JARDÍN

 

Mi cuerpo es el lugar

que prefieren tus ojos

y tus manos también.

Déjalos que corran,

colegiales traviesos,

hacia ese jardín.

Para ellos

yo nunca cerraré

la alta verja

puntiaguda.

 

 

 

ÚNICO DESEO

 

Socorro, socorro, socorro.

Siento que la vida

me está acechando

cada vez más cerca

y yo lo único

que deseo

es morir.