Conocemos Montmartre como el barrio bohemio de París, pero pocos saben que hace poco más de un siglo no pertenecía a la ciudad, sino que era la zona donde vivían los agricultores, las prostitutas y los rufianes. Fue el arte quien transformó la zona tal y como la disfrutamos ahora.