Descubrimos a la Premio Pulitzer desviviéndose por la aprobación de su madre y obsesionada con los baños calientes y el color rojo.