Emily Dickinson: Perdida en sus ensoñaciones pero encontrada en su pluma, no había nada de puertas a fuera […]