Desafió lo que se esperaba de la mujer en su época –ser vista como simple musa- y tomó la pluma para dedicarse a escribir y ser leída.