El jazz ha servido de inspiración a artistas: los poetas se reunían en bares en los que se tocaba jazz en directo para divagar sobre composiciones y formas artísticas y después expresar esas mismas discusiones que allí tenían lugar en hojas mecanografiadas.