Indira Carpio nos cuenta como lo corporal y lo espiritual conviven en su “Diario venusiano”