La posibilidad de perdernos en nuestros sentimientos, juzgada a menudo como fragilidad, es liberadora.

Anuncios