¿Eran los griegos de la época arcaica más pasionales que nosotros? El ensayo Eros dulceamargo  de la autora Premio Princesa de Asturias, recientemente reeditado por Lumen, no da lugar a dudas.