El mundo de la moda no es excepción. Lola Prusac, cabeza de Hermès, fue relegada al olvido.

Anuncios