Si hay alguien que ha desgastado el verbo morir hasta agotar las tintas de su vida ha sido la poetisa argentina; Alejandra Pizarnik.

Anuncios