Marilyn Monroe coleccionaba libros de Dostoyevsky y asistía a talleres clandestinos de literatura. Aquí sus poemas secretos recuperados.