El motivo por el que hoy conocemos la obra de Van Gogh tiene nombre propio: Johana van-Gogh Bonger.