La escultora más grande del siglo XIX vivió a la sombra de su amante Rodin.

Anuncios