Edna St. Vincent fue la primera mujer en ganar un Premio Pulitzer de poesía. Rompió esquemas, escribió y amó intensamente.